5.11.15

Este jueves, relato: Enamorados


Sí, podría enamorarme de usted hasta la locura. Y usted de mi, perdóneme la falta de modestia. Así lo siento cuando me mira como me mira y me habla como me habla. Yo trato de disimularlo, pero me doy perfecta cuenta de cómo nos atraemos, a pesar de ser yo una abuela y usted solo un papá preocupado por una hija, ya adulta, en busca de trabajo. Si bien es cierto que solo un lustro separa  mi venida al mundo, de su llegada a la tierra.
Podríamos conjugar muchos verbos en la primera persona del plural y todos hermosos, desde los más tiernos a los más apasionados. Intuyo que usted es un gran amante que sabe, con gusto, desarrollar todas las artes de seducción. Usted es un hombre muy atractivo y eso, a mí, me subyuga; no solo lo digo por su interesante altura desde la que mira al mundo y mi escasa estatura, sino porque al hacerlo, con deleite especial y poco recato, me llama "linda chaparrita" y mi ego se agranda hasta alcanzar su hombro, y eso que me queda lejos, desde acá, donde lo observo.
Sí, podríamos enamorarnos, si aún no lo hemos hecho, ¿pero sabe...? Prefiero que no lo hagamos, me da mucha pereza iniciar un sueño, una ilusión, un enamoramiento. Llenar maletas con nuevos recuerdos,  cambiar de perfume para no confundir historias. Mudar de lugar los muebles, solo para agradarle, y las fotos de los retratos, solo para no ofenderle.
Distraer mis rutinas, tan asentadas y placenteras. Correr a mi gato, del lado derecho de la cama, donde feliz se apoltrona cuando leo; o consultarle sobre qué película ver, cuando al gato solo le molestan las películas donde ladran perros.

Sí, podríamos enamorarnos, y convertirnos en una gran historia de amor, pero prefiero dejarlo así, a la distancia prudencial en que los ideales sobreviven a los desvaríos, donde la verdad de cada uno acaba con la primera persona del plural.  Prefiero seguir siendo su dilecta y atenta aprendiz de letras y que usted siga siendo el guía para que yo pueda seguir escribiendo, aunque sean boleros de triste final.


14 comentarios:

María Perlada dijo...

El amor no se siente de un día a otro, el amor entra por la puerta grande sin razonar, sin pensar, sin cuestionarte, el amor no es una ilusión es una realidad que se vive desde el más profundo sentimiento.

Precioso relato juevero.

Un beso dulce de seda.

Tracy dijo...

Palabras sabias y reales para no cambiar hábitos ante la llegada de un nuevo inquilino al hogar.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Pero qué BELLEZA! chicos, los felicito de corazón...les salió de 10!!
Besos a montones
=)

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Podria anamorarse, pero a veces los años nos han enseñado a querenos mos a nosotros mismos, a no tener que acoplarnos a otro, en definitiva a amarnos. Muy bello, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Podria anamorarse, pero a veces los años nos han enseñado a querenos mos a nosotros mismos, a no tener que acoplarnos a otro, en definitiva a amarnos. Muy bello, besos.

San dijo...

También es lícito amar en la distancia, cuando uno construye una vida en solitario, trastocar esa dulce rutina da como pereza, aunque siempre quede ese puntito de, igual si...
Hermoso relato, escrito con bellas palabras, todo un gusto para quien lo lee.
Besos pareja.

Montserrat Sala dijo...

Un relato que refleja una verdad incuestionable: la pereza que da cambiar de hábitos, al enamoranos, a cierta edad. En la juventud se és mas visceral mas fogoso y seria impensable una reacción como la que planteais. me ha gustado mucho amigos. Una historia diferente muy bien escenificada. Un abrazo.

pikxi dijo...

Prefiere no arriesgar lo que tiene, antes que vivir apasionadamente.
Un saludo.

* dijo...

La prudencia a veces nos hace parecer cobardes... pero... qué más da... En realidad, el amor, sea de la clase que sea, no conoce más que de lo que hay dentro... Si uno canta arriba y el otro abajo, siempre hay una tona que no distorsiona... y lo arrítmico acaba siendo rítmico.
Sea lo que sea, cómo sea, lo importante es vivirlo...
Y si esa sí, así sea... quién puede decir que no esté bien...

Besos enormes.

Alma Baires dijo...

¡Qué buen texto! ...y sí, podrían enamorarse, pero tal vez ya se aman aún más; por en el "enamorarse" muchas veces uno no "ve" y hace locuras; cuando se ama, a veces toca tomar decisiones, difíciles o menos, aceptadas, justificadas, comprensibles ...o no ...pero amar también implica otras cosas.

Excelente, excelente aporte ...un beso.

Carmen Andújar dijo...

A veces el amor no es suficiente, se prefiere un amor platónico que un cambio en nuestras costumbres y comodidades, es así, no todo es tan bonito y lanzarse al vacio a veces se necesita esa valentía que no siempre se tiene.
Muy buen relato
Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una pésima decisión, es más valioso arriesgarse a lo imperfecto, que callar las emociones por respetar un ideal.

Saludos.

H... (Perla Gris) dijo...

Pues yo creo que ya se aman, se aman tanto que no lo pueden ni disimular, él lo sabes, ella lo sabe, pero ambos se lo niegan a si mismos... Viven enamorados del otro, con intensidad y ganas pero el miedo al que será los mantiene quietos...
Me ha gustado mucho el relato chicos, me alegra mucho leeros de nuevo...
Besines...

Yessy kan dijo...

A través de los años, su amor es tan sólido, tan puro que ellos lo saben no tener necesidad de hacer cambios. Reeditar su historia de amor ya no sería lo mismo. Hermoso relato.
Saludos


Este, es un trabajo realizado por dos reporteros de ficción, que con la mayor de las indisciplinas, pretenderán entreteneros con sus informaciones sobre la actividad en nuestro virtual espacio Blogosférico.

Yo sigo The Daily Planet's Bloggers

...y si sientes la necesidad de comunicar, protestar, comentar, corregir, informar, etc. esta es la dirección de la Redacción: clarkylois@gmail.com

Etiquetas