18.10.13

Este jueves, relato. Celos


Metrópolis, 17 de Octubre de 2013

Editorial.

Los celos son o deberían ser un azote en el trasero. Algo que impacta, pero que no deja herida. Unos segundos para exteriorizar un sentimiento doloroso, pero que siempre exige de una inmediata reconsideración.
Es bueno el tirón de orejas, si sirve para quitarle drama a la sospecha, porque de esta forma, humanizándola, la distancia de la tragedia.

Se puede hablar de celos veniales, como de un pecado de los que no hace falta confesar. Y que con un arrepentimiento a mano se potencian las sensibilidades y se alejan las patologías enfermizas. Detrás de cada celo, anida cierta inseguridad de la que hay que alejarse para sentirse más amado. El riesgo disminuye y aquello que parece perderse, se afianza más al margen de nuestro grado de vulnerabilidad

No olvidemos que somos humanos y que caminamos en un hilo de alambre manejando una sombrilla... y quien no quiere tener una red debajo…?


Relato.

-¿Me veo bonita?
-Sí, pero ese vestido no me gusta. ¿Te parece bien salir así?
-¿Así, cómo?
-Como una regalada.
-No me gusta que me hables así.
-Y a mí no me gusta que mis amigos te vean así!
-Pues por esta vez y solo porque se trata de un evento que te involucra a ti, no mostraré mis piernas...

Paula corre al dormitorio a cambiarse, en el fondo le gustó que Juan Pablo se pusiese un poco celoso. Se está haciendo grande el muchachito, pero tendrá que aprender que se sigue siendo mujer y coqueta además de mamá...

14 comentarios:

censurasigloXXI dijo...

Es mal de algunos hijos e hijas que te suben el escote aunque te llegue a las amígdalas...

Un abrazo, chicos. Café para dos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien planteado el efecto sorpresa.

Ustedes deben saber de celos, cuando aparece Lana Lang o la villana Maxima.

Loquita Diplomada dijo...

Estoy de acuerdo con ese hijo, no tanto por los celos, pero cierto es que uno tiene que lidiar con recomendaciones y criticas sobre lo que llevamos puesto o nos debemos poner, sin contar las tantas prendas ridículas que nos han hecho llevar cuando no teníamos aún poder de decidir, así que que se tape bien las piernas!!! jajaja.
Saludos:
Jime

San dijo...

Muy buenas puntualizaciones. Somos humanos y un poquito de celo...siempre, claro en su justa medida.
Es que una mamá es una mamá siempre, !Que muchachotes!
Un abrazo.

Tracy dijo...

Muy original los celos del hijo ante una madre joven y guapa.

Sindel dijo...

Celos de hijo, por suerte no los conozco, mi hijo se pone feliz cuando me ve bien arreglada. Cuestión de ideas y miradas sobre la misma situación. Un beso

Pepe dijo...

Sinceramente, no creo que deba hacerle caso al hijo. Lo que piensen los amigos de este sobre la forma de vestir de su madre, será problema de ellos.Bastante coartados estamos ya por las normas sociales como para hacerle el juego también a una partida de niños o adolescentes.
Los celos, en su justa medida, no tienen porqué ser necesariamente malos.
Gracias por incorporar el Daily a esta propuesta.
Un abrazo a ambos.

LAO Paunero dijo...

mUY BUENO ME GUSTÓ MUCHO COMO LO RELATASTE...

G a b y* dijo...

Una introducción muy buena y reflexiva, para dar paso, a una escena de celos... muy bien guiada, por cierto, para que pensase que se trataba de otra cosa. Sin embargo, se trataba del hijo. Según se dice, que los hijos suelen ser celosos de las mamás, así como las hijas de los papás. El consentirles y justificar sus celos, puede no llevar a buen puerto.
Besos!
Gaby*

Montserrat Sala dijo...

Muy fino vuestro comentario. Estos pequeños detalles, gustan al que los recibe, mas como prueba de amor que de celos.
Saludos afectuosos.

Mar dijo...

No se si hace bien o no esta chica en ceder ante el comentario de su pareja. Si cede ante el hecho de llevar una u otra ropa, este puede ser el punto de partida para que las limitaciones de él vayan en aumento. Y lo que al principio son unos celillos desemboquen en un verdadero problema. En fin, las relaciones en pareja que a veces se tornan difíciles.

Bss.

*L* dijo...

Me ha gustado mucho la exposición primera sobre los celos.

El relato me ha hecho sonreir y también me ha dejado un poco perpleja: ese pequeñín va camino de padecer (o padece) complejo de Electra, no?

Muchos besos, Lois & Clark.

Auxi González dijo...

Exquisita y original aportación, como siempre. Nos tenéis muy mal acostrumbrados. ;)

Sarah- Writter dijo...

Jajajaja ¡¡¡me ha encantado!!!


Este, es un trabajo realizado por dos reporteros de ficción, que con la mayor de las indisciplinas, pretenderán entreteneros con sus informaciones sobre la actividad en nuestro virtual espacio Blogosférico.

Yo sigo The Daily Planet's Bloggers

...y si sientes la necesidad de comunicar, protestar, comentar, corregir, informar, etc. esta es la dirección de la Redacción: clarkylois@gmail.com

Etiquetas