25.9.11

Este Sábado, relato. Tu calle


Nuestra calle, son dos calles que se juntan en una esquina. Ese vértice situado en la confluencia de Fifth Street con Concord Line, en la ciudad de Metrópolis.
Ambas, con dimensiones de Gran Avenida, con arboledas de Gran Bulevar, con un trafico intenso y continuado como cualquier artería junto al corazón.

Una inmensa manzana con vecinos que se desconocen, se ignoran, la mayoría sólo se verán una vez en su vida. Vidas extrañas en una extraña comunidad de naciones.

Pero no es una calle que quiera copiar a otras. Tiene personalidad propia. Se asume la diferencia, se respeta la discrepancia, se valora el conocimiento y se premia el esfuerzo. Adquiere hábitos e implanta sus modelos sociales.

Desde nuestra ventana, se oye el ruido a rotativas, a motor en funcionamiento. Al rasguido del tren, primero pianísimo, piano, luego allegro, luego el chasquido que pierde música y gana en velocidad.
Esta calle suena a era industrial, desaforada, descalabrada por las sirenas que quieren abrirse paso. Por las bocinas impertinentes que no tienen paciencia y sí mucho apuro, por llegar a tiempo, por llegar.

Hoy, nuestro periódico ha salido un poco tarde. Esta vorágine de artículos, citas, editoriales, publicidad y primicias, a sucumbido por primera vez al tiempo. En eso nuestra calle también es particular.


Recomendamos estos enlaces:





13 comentarios:

San dijo...

Me gusta esta calle conde se asume la diferencia, se respeta la discrepancia, se valora el conocimiento y se premia el esfuerzo.
No podía ser menos es la calle de nuestros intrépidos reporteros.
Un abrazo doble.

Verónica Marsá dijo...

Me provoca angustia leer sobre esas calles, me molestan las calles anchas con tráfico, los semáforos y las casas de pisos con vecinos arriba y abajo...

Caaaaaaaaalmaaaaaaa! Jajajaja!

Besito, reporteros.

maria jose moreno dijo...

Vosotros si que sois particulares...jajaja y no lo digo con segundas ni terceras, será por vuestro trabajo de reporteos. Os quiero.
Besos

Pepe dijo...

En las ciudades, como organismos vivos que son, han de tener arterias de un gran movimiento, de frenética actividad, de incesante ir y venir, de gentes afanándose en el quehacer diario, sin tiempo para conocerse, sin lugar para la calma. Me temo que vuestra calle es una de estas arterias. Son necesarias, pero no me gustan esas calles.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

¿ESA CALLE DE METRÓPOLIS NO SALÍA EN...NO SÉ, UN TEBEO O UNA PELI ANTÍGUA CON UNA ROBOTITA? !ME LÍO, LOIS Y CLARK!

Bueno eso de asumir discrepancias y diferencias a pie de calle y en el piso, supongo altísimo, donde suenan las infatigables rotativas.
Besito, os quiero reporteros.

Manuel dijo...

Me sería dificilvivir en una calle como la que describes, pero reconozco que tiene sus alicientes y sus ventajas tambien. Es una calle para un mundo adulto, hay que llegar a ella ya crecidito.
Un abrazo

Neogeminis dijo...

Esas calles tumultuosas, aceleradas, ruidosas y multitudinarias también tienen su magia y nos marcan -cómo no!- a lo largo de nuestros trayectos vitales. No será por amable vecindad compartida, pero sí por impacto y contundencia.

Les dejo dos abrazos compartidos!

Carmen Andújar dijo...

Bueno chicos, no pasa nada, es que tenéis mucho trabajo con vuestras editoriales. Se nota que trabajais en un diario y el sonido es lo principal de un rotativo. Espero que continúe sonando muchas veces más.
Un abrazo

XoseAntón dijo...

Demasiada prisa para llegar a quién sabe dónde; es como correr al borde del precipicio para pasarlo cuanto antes. No estoy muy de acuerdo con este modo de vivir, un pollo sin cabeza parece el mundo; pero, por otro lado, tampoco es nada nuevo, antes hubo quien creyó que la velocidad de la Rocket de Stephenson sería catastrófica.

Cualquier ritmo es apropiado mientras no nos convierta en pobres infelices.

Maga de Lioncourt dijo...

Una calle llena de extraños, de desconocidos que no intentarán verse más de una vez en la vida... me identifiqué en eso en relación a mis vecinos.

Qué curioso, nunca había estado en el Daily Plant's, me quedo a ver un poco más.

Saludos!

Any dijo...

Los reporteros ya trascendieron las calles, vienen de ccontinentes diferentes y se han juntado en el vértigo de la gran manzana. De ahi la mezcla explosiva que le da genialidad a estos dos personajes.
un abrazo a ambos

Gastón D. Avale dijo...

me gusta esa calle....vecinos que se ven una sola vez en la vida? que increible... vivimos en un mundo donde cada vez miramos menos lo que nos rodea... exclente relato!

Juan Carlos dijo...

Calle del centro, bien descrita, como toca a esos redactores, no se si redactores-jefes, seguro que redactores-magnos.
Calle del centro como corresponde a un hito de la prensa, el periódico de los jueves.
Abrazos para ambos.


Este, es un trabajo realizado por dos reporteros de ficción, que con la mayor de las indisciplinas, pretenderán entreteneros con sus informaciones sobre la actividad en nuestro virtual espacio Blogosférico.

Yo sigo The Daily Planet's Bloggers

...y si sientes la necesidad de comunicar, protestar, comentar, corregir, informar, etc. esta es la dirección de la Redacción: clarkylois@gmail.com

Etiquetas